Logo Irradia

Grupo Irradia

Irradia es socio de Solar Service Inti Energias Renovables

Asociados


Irradia es socio de Total BIM Consulting Plataforma por un Nuevo Modelo Energético UNEF(Unión Española Fotovoltaica) Autismo Sevilla

Calidad


Irradia ha obtenido los certificados ISO 9001 Sistema de Gestión de la Calidad e ISO14001 Sistemas de Calidad Ambiental.



Certificado de Calidad ISO 9001:2008 de IrradiaCertificado de Calidad ISO 14001:2004 de Irradia
Investigacion, desarrollo e innovación.

La innovación es un eje básico para mejorar la competitividad de las empresas. Por un lado, existe una oferta tecnológica importante tanto en la universidad como en los centros tecnológicos y, por otro, también una demanda creciente por parte de las empresas que apuestan por la I+D+I.

El reto en la innovación pasa por seguir apoyando los organismos generadores de I+D+I actuales, pero habría que optimizar y mejorar la transferencia tecnológica de forma que no solamente se genere investigación y desarrollo, sino que culmine en productos o sistemas útiles para las empresas. Es decir, una cadena de valor que enlace la universidad con las empresas, pasando por los centros tecnológicos. Hemos de ser capaces de convertir en producto y poner en el mercado la I+D+I de forma mucho más eficiente.

Desde Irradia entendemos la innovación como una vía imprescindible para alcanzar el liderazgo y la excelencia. La inversión continua en I+D+I es clave para lograr nuevos y competitivos productos que permitan alcanzar mercados emergentes y avanzar hacia la excelencia empresarial, generando una inversión continuada que mejora nuestra calidad y marca la diferencia frente a nuestra competencia.

Es necesario desterrar la falsa idea de que la innovación es un terreno reservado exclusivamente a las grandes empresas y plantearlo como una necesidad que se impone en el nuevo esquema de globalización y evolución vertiginosa de los mercados.

Así, para avanzar en el proceso de innovación, es básico que la empresa conozca la continua evolución de las novedades científicas y tecnológicas disponibles en cada momento, además de la capacidad de aplicación de las mismas en las distintas fases del proceso de producción. Para ello, el continuo contacto con la universidad y los agentes tecnológicos es absolutamente crucial.